LO QUE LE SUCEDE A TU CEREBRO CON UNA RUPTURA AMOROSA

Terminar una relación puede causar una considerable angustia psicológica. Se puede sentir como si nos hubieran propinado una patada en el estómago. Los sentimientos de rechazo son comunes, como también la sensación de no poder de soltar, incluso cuando uno lo quiere hacer.

Las investigaciones nos dan algunas pistas sobre por qué terminar una relación puede ser tan doloroso. El investigador Edward Smith de la Universidad de Columbia y sus colegas, utilizando escáneres de resonancia magnética evaluaron las áreas del cerebro que se iluminan cuando un grupo de participantes observaban las imágenes de sus exparejas y compararon esto cuando los participantes miraban imágenes de un amigo y estaban expuestos al dolor a través de una sonda caliente en el brazo. Descubrieron que las mismas partes del cerebro se iluminaban cuando miraban las imágenes de los excompañeros y cuando experimentaban dolor físico.

Nuestros cerebros parecen procesar las rupturas de relaciones en las mismas regiones que el dolor físico, esto no significa que terminar una relación cause dolor físico real. Más bien, nuestro cerebro está señalando que ambos son eventos importantes y se les debe prestar atención. La función del dolor es alertar a la persona sobre el peligro para que pueda tomar una acción protectora. En el reino animal, las posibilidades de evitar a los depredadores son mucho más altas cuando haces parte de un grupo que estando solo, por lo tanto, el rechazo social puede haber sido una amenaza real para la supervivencia física de nuestros primeros antepasados. Si este es el caso, podría explicarse en parte lo difícil que es para muchas personas soltar y seguir adelante.

También parece haber una diferencia de género, por ejemplo, los hombres son más propensos a distraerse y evitar los sentimientos, y las mujeres tienen más probabilidades de obsesionarse. Esto puede deberse a que las mujeres han sido socializadas para asumir una mayor responsabilidad en  las relaciones, lo que les permite dedicar más tiempo a pensar sobre lo que salió mal o lo que podrían haber hecho de manera diferente.

En este proceso se puede desear a la pareja de la misma forma en que los adictos desean un medicamento. Esto puede provocar una angustia intensa y malestar fisiológico y psicológico. Esta comparación puede brindar a las personas un marco para comprender la intensidad de sus sentimientos y puede ser una base para desarrollar expectativas realistas.  Hay que darse tiempo para entender los sentimientos en las primeras semanas y que la neurociencia siempre va estar atada a ellos.

Melanie Greenberg

(Traducción revista Psychology Today)

 

Ponte en contacto con nosotros.  La membresía a este servicio se puede adquirir llamando en Bogotá al (1) 6582953. O a través del sitio web www.corematchmaking.com

Manténgase en contacto también en sus redes sociales:

Facebook https://www.facebook.com/corematchmaking/

Twitter https://twitter.com/corematchmaking

Instagram https://www.instagram.com/corematchmaking/

Mail: relacionespublicas@corematchmaking.com

Celular: 3168314924

¡Contáctanos ahora!

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Edad

Celular

Mensaje


USASpain